-->

jueves, 6 de febrero de 2014

El post más difícil

Han pasado casi dos meses y medio. Tiempo suficiente para reflexionar, pensar y dejar que las cosas poco a poco se hayan ido poniendo en su lugar. Es ahora, en este punto, cuando me veo en la necesidad personal de decir algo al respecto, ya que para mí es importante no dejarlo olvidado en el tintero, como algo sin acabar... porque a veces hay que mirar de cara a las adversidades y hacerles frente para poder seguir adelante. Hay algo que todos sabemos, pero que rara vez aceptamos a la primera y es que todas las personas somos diferentes unas de otras y en muchas ocasiones nuestros puntos de vista y maneras de actuar son tan distintos y chocan en tantos aspectos, que es cuando te das cuenta de que ha llegado el momento de avanzar y encontrar el punto justo entre hacer lo que tu corazón te pide y lo que tu cabeza te aconseja... y este fue el motivo por el cual dejé de impartir talleres en Art It, una tienda de scrap de Castelldefels. 

Sin una amplia experiencia como tallerista me dejé llevar por la emoción de hacer algo nuevo y no pensé las cosas de un modo lógico ni práctico. Hay un dicho “lo malo de hacer favores es que cuando dejas de hacerlos el malo eres tú” y esto define bastante bien cómo me sentí tras Creativa 2013, cuando tomé la decisión más difícil desde que me dedico a hacer talleres y no fue otra que dejar Art It. Sin embargo, me llevo muy buenos recuerdos de allí, conocí a gente estupenda y esto no solo me enriqueció personalmente, si no también profesionalmente, por lo que no guardo ni rencor ni malos recuerdos de esa etapa de mi vida, al contrario, recuerdo esos momentos con cariño y una enorme sonrisa.

Cuando estudiaba tuve un profesor de filosofía que tenía el don de explicar las cosas de un modo simple, claro y sin dar lugar a malentendidos. Tenía una firme opinión sobre cómo tomaban forma las mentiras, él decía; “las historias siempre dependen de quién las cuenta, el modo en que las cuenta y la imparcialidad de quién las quiera escuchar” de modo que solo los presentes aquella tarde y nadie más que nosotros, sabemos con exactitud qué fue lo que se dijo, por lo que interpretaciones ajenas o ideas de terceras personas son irrelevantes… e innecesarias, ya que esto no puede hacer más que crear malestar y llevar a confusiones que si nos paramos a pensar, no benefician a nadie. Simplemente fue el fin de una etapa profesional y los motivos fueron la diferencia de opiniones y el no llegar a un consenso en cuanto a la manera de hacer las cosas. Creo que es totalmente loable que uno pueda elegir libremente su futuro profesional cuando siente que el momento de decir adiós ha llegado, y que lo haga sin temor a represalias ni rencores. Me hubiera gustado decir que ese fue mi caso. Quizá por eso no me había pronunciado antes al respecto, porque nunca pensé que me vería en la tesitura de tener que hacerlo… no obstante, no hay culpables en esta historia, solo diferencia de opiniones.

Con este post lo único que busco es dar mi opinión acerca de mi decisión de dejar mi actividad como tallerista en Art It, solo mi opinión, una opinión que nadie ha tenido en cuenta a la hora explicar esta historia sin haber estado presente, una historia contada desde el punto de vista de una persona… y una persona que como es lógico no podía ser imparcial. A mí me resultaría más sencillo explicar las cosas con todo detalle, tal y como yo las viví ese día (y los anteriores) pero considero que no hay mejor manera de hacerse una idea sobre las personas y su forma de hacer las cosas que conociéndolas y trabajando con ellas. He tenido la enorme suerte de conocer a algunas personas, personas a las que respeto y admiro no solo personalmente, si no también profesionalmente, que me han animado a escribir este post para aclarar un poco las cosas y también para no quedarme con nada dentro y poder mirar hacia adelante sin miedo, porque no se puede vivir con miedo.

Personas muy cercanas a mí me han preguntado en varias ocasiones si hubiera hecho las cosas de un modo diferente, sabiendo de antemano lo que pasaría y si cambiaría alguna cosa. Os voy a decir lo mismo que les dije a ellos; no hubiera cambiado nada ni hubiera obrado de un modo distinto, porque no puedo, ni quiero, cambiar quien soy. Satisfecha pues con esta etapa de mi vida profesional que ha terminado, doy la bienvenida a nuevos tiempos, nuevas experiencias y aunque me voy con la lección aprendida, miro hacia el futuro con la esperanza de seguir evolucionando como persona y como profesional.

Llegó la hora de echar a andar de nuevo, pero antes de terminar este post y dejar este tema aclarado, me gustaría dejaros una pregunta en el aire que todos, sin excepción, deberíamos hacernos alguna vez; ¿qué clase de persona quieres ser tú?

1 comentario:

  1. Ole Anna...
    No había leído el post aún pero he aprovechado un hueco que tenía para dedicarme al 100% a leerlo.

    Mira, sinceramente yo no me voy a meter en nada de esto pero te puedo asegurar que, las decisiones que tú tomes, siempre van a ser las correctas (al menos para ti). Cada uno es libre de elegir cuál será su camino y qué personas quiere que le acompañen y, estoy más que convencida de que tu decisión, sea por lo que fuere, fue acertada.

    Desde luego todo es seguir avanzando mirando hacia delante, sin miedo a qué pasará. Te repito, un ole por ti y por tus sabias palabras.

    Te mando un beso enorme y sigue adelante con tu trabajo, porque es increíble!!
    Un beso enorme :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...